Debemos tener claro que para tener unos frutales bien sanos, lo primero es cuidarlos bien. La fertilización, el riego y la poda son básicos para tener árboles en buen estado sanitario. Si queremos cultivar nuestros árboles de la forma más ecológica posible, debemos escoger el frutal adecuado para nuestra zona, escoger una buena variedad y cultivarlo con atención; de esta forma, nos dará como resultado un árbol sano con menos infestación de plagas y enfermedades.

Para el control de plagas y enfermedades, lo más importante es, primero de todo, saber reconocer los síntomas para determinar, exactamente, cual es el problema que tenemos. En este sentido en nuestra web www.massogarden.com hay fichas identificativas de plagas y enfermedades.

Por lo que respecta a las plagas es muy interesante que nuestros jardines sean lo máximo de diversificados posibles. Tener diferentes plantas que nos den floraciones de forma continua, nos asegurará la presencia de insectos útiles en la parcelas, capaces de ayudarnos en el control de algunas plagas como el pulgón, las cochinillas, la araña roja…

También la colocación de alguna caja nido apropiada puede ayudar a la instalación de pájaros insectívoros capaces de mantener a raya algunas plagas.

Para los insectos más complicados deberemos recurrir a la ayuda de algunos tratamientos. Lo importante es que, estos tratamientos, sean el máximo de respetuosos posibles a nuestra salud i al resto de “habitantes” beneficiosos de nuestro jardín (los insectos útiles como las mariquitas). En esto sentido des de Massó tenemos una línea de productos muy interesantes:

                - Antiorugas Massó: para el control de orugas en los árboles. Se trata de un producto totalmente selectivo y eficaz. Aplicar a razón de 1 g por litro de agua

                - Aceite insecticida Massó:  para el control de cochinillas, pulgón… Aplicar a razón de 20 ml en pre-floración y a razón de 10 ml por litro de agua en primavera-verano.

Por otro lado el control de las enfermedades también depende, en gran medida, de las medidas culturales que nosotros apliquemos. Asegurar una buena aireación de los árboles (con una poda y fertilización correcta), buena orientación (siempre que podamos en la cara sur de nuestros jardines) y evitar los riegos abundantes al cuello del árbol, serán básicos para evitar el problema de hongos.

Para ayudarnos a este control en periodos de humedad, el cobre y los azufres son una buena alternativa. Para combatir la mayor parte de enfermedades, recomendamos el fungicida cobre Massó a razón de 3-4 g por litro de agua. Se recomienda aplicar 15 dias antes del movimiento del frutal (invierno), antes de la floración y después de caída de hojas.

Un exceso de agua en el suelo puede ser tan dañino para las plantas como su falta.

La meta del riego es recargar el suelo de manera que las reservas sean suficientes hasta el próximo riego o lluvia. Riega siempre concienzudamente de manera que haya agua disponible a gran profundidad. Las aplicaciones frecuentes de un poco de agua tienen un valor limitado, porque la mayor parte sencillamente se evapora de la superficie del suelo antes de penetrar hasta las raíces de la planta. Incluso las plantas de jardín bien establecidas sufren durante una sequía prolongada, aunque no se observen daños visibles durante cierto tiempo. Sin embargo, una sequía moderada puede mejorar el sabor de algunos frutos y aumentar la floración de las plantas.

 
Recuerda
  • La mejor agua de riego es la de lluvia siempre que esperes para recogerla a que el cielo este libre de polución. En su defecto para regar aquellas plantas más delicadas. Puedes utilizar agua destilada o bien una mezcla a partes iguales de agua destilada y del grifo.
  • Ojo con el riego en invierno
    Riega con mucha prudencia y moderación, deja secar la tierra entre riego y riego. Hasta es posible que debas suspender los riegos en muchas especies, para proporcionarles un descanso invernal.
  • El exceso mata
    Recuerda que la falta de agua suele tener remedio. No así el encharcamiento, que causa daños irreversibles.
  • En primavera más agua
    A la salida del invierno conviene volver a regar suavemente las plantas tras el reposo invernal.

Otros productos relacionados

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información