Es habitual pasear por el campo i ver árboles, arbustos y plantas "mal formadas" y con alguna que otra rama seca. En cambio si el paseo transcurre por un jardín ya sea público o privado lo habitual es encontrarnos con árboles y plantas "bien formadas" y libres de ramas secas. La diferencia está en que en la primera ha actuado la naturaleza en solitario y en el segundo ha intervenido el hombre, con la práctica de la poda con sus deseos de dominar a la naturaleza y adaptarlas a sus necesidades ya sean estéticas o útiles.

Bajo este punto de vista la poda para las plantas no es beneficiosa. Pero en realidad son otros los motivos que tienen que mover en el momento de realizar la poda.

La poda debe servir exclusivamente para mejorar la vida de la planta y no para perjudicarla.

Ninguna planta, para su crecimiento natural, necesita ser podada.

La poda es siempre una exigencia de cultivo. Se hace para un fin concreto y se debe conocer este fin: ¿por qué se poda en cada caso una planta determinada? Solo sabiéndolo se puede podar bien.

Todas las plantas agradecen que se les dé, en cualquier tiempo (salvo durante las heladas) una poda de limpieza que suprima sus partes secas, enfermas o inútiles.

En el caso de los arbustos de flor (rosales, hortensias) la poda sirve para aumentar su floraciòn, lo mismo ocurre con los frutales que al aumentar su floraciòn aumenta la producción de frutos.

La supresión de los tallos florales una vez la flor se ha marchitado (arbustos), y la supresión del fruto en aquellas plantas cuya semilla no se aprovecha (Ciprés, rosal) evita el agotamiento y se debe practicar si se quiere conservar la belleza de los ejemplares.

La poda será beneficiosa siempre que con ella se consiga mantener las hojas de la planta más en contacto con el aire y con el sol.

En ningún caso excepto por problemas sanitarios se debería cortar ramas de mas de 5 cm de diámetro ya que comportaría graves consecuencias para la vida de la planta.

En definitiva la poda en las plantas no es obligatoria pero en muchos casos es necesaria.

Existen cinco motivos para aplicar la poda en las plantas: porformación, por estética, por enfermedad, por necesidad y para aumentar la floración.

La formación es muy importante en la vida de las plantas sobre todo en los árboles ya sean ornamentales o frutales. Y sirve para ayudar en la formación de la planta y del árbol de esta poda dependerá en muchos casos el crecimiento del árbol.

La práctica de la poda por estética no siempre va en beneficio de la propia planta pero sirve para el disfrute humano; el recorte de una valla de ciprés o de otro tipo o bien una figura geométrica o de animal se considera una poda por motivos estéticos.

La poda por motivos fitosanitarios es la mas importante para la planta, ya sea por motivos de rotura, plaga o enfermedad de la misma ya que se realiza en beneficio de ella y se debe practicar siempre que sea necesario.

La poda por necesidad podría muy bien formar parte del apartado anterior pero como se refiere a la necesidad del hombre y no a la de la planta forma un apartado aparte. Este tipo de poda se refiere a cortar toda aquella rama que moleste por algún motivo; que moleste a otra planta o a una edificación o bien que entorpezcan el paso del tendido eléctrico o telefónico.

Por último está la de aumentar la floración, Plantas como rosales, hortensias y los árboles frutales necesitan una poda anual para aumentar su producción de flores y frutos. En este caso se podría decir que la poda es obligatoria para estas plantas.

El corte de ramas secas o de alguna que otra rama de pequeñas dimensiones se puede realizar en cualquier época del año . En cambio la poda drástica o el corte de ramas importantes se ha de realizar en unas fechas concreta por el bien de la planta.

Nuestros abuelos tenían la teoría de que la mejor época para practicar la poda en las plantas es durante el reposo invernal y así lo hacían y de hecho la mayoría de personas continúan con las mismas creencias incluso en muchas regiones era y es habitual de que la poda fuera con el santoral por ejem. la poda de las hortensias el día de sta. Lucia o la poda de los olivos por la candelaria.

La práctica ha demostrado que el mejor momento para aplicar la poda en la mayoría de las plantas es justo antes de la brotada importante esto quiere decir que la mejor época está entre los meses de febrero y abril dependiendo de la zona y del tipo de planta.

  • Para las plantas de hoja perennes y de nuestro clima Marzo/abril.
  • Para las plantas de hoja caducas entre febrero y marzo dependiendo de la zona.

Poda de verano
Esta poda se puede aplicar en todas las plantas y la diferencia con la poda de invierno está en que mientras que la poda de invierno se puede hacer drástica en la de verano como máximo se cortarán dos terceras partes de la planta dejando en la planta hojas o brotes para que pueda respirar.
Esta poda se realiza del 15 de julio y hasta el 15 de septiembre.

Otros productos relacionados

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información