Frecuentemente, la propagación de plantas es emprendida por el aficionado a la jardinería de un modo instintivo, por ejemplo cuando poda una hortensia y clava los restos en el suelo para crear nuevas plantas o divide un grupo de apiñado de planta o bulbos, y es una extensión natural de la jardinería.

Una vez que los principios fundamentales se hayan comprendido, la propagación de planta no resulta difícil, y es el mejor modo, aparte de más barato y satisfactorio, de aumentar la cantidad de plantas del jardín. Además ofrece, muchas oportunidades para intercambiar material de plantas con otros aficionados y así aumentar aún más la gama de plantas cultivables disponobles.

Las técnicas más avanzadas comprende la hibridización, cuyo fin es crear plantas con características nuevas -como por ejemplo un hábito de desarrollo y un colorido de las flores diferente.

Para muchas personas la transición de una semilla hasta convertirse en una planta sana, el desarrollo de un esqueje de leña dura aparentemente sin vida en un árbol o arbusto nuevo y vigoroso o la formación de una planta joven sobre un trozo de hoja es un proceso fascinante.

Existen dos tipos de reproducción: vía sexual y asexual; la vía sexual se realiza a través de semillas y es el sistema más común de reproducción para las plantas de flor.
  • Por vía sexual o vegetativa
    es decir a través de cualquier parte de la planta; rama, hoja, piel, raíz.... Escoger la forma de reproducción dependerá del tipo de planta.
    Para reproducir las plantas por semillas el mejor momento es a la salida del invierno -febrero/marzo. Y para reproducir las plantas vegetativamente es del 15 de junio al 15 de agosto.

Otros productos relacionados

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información