La Solanum melongea, conocida en nuestras casas como berenjena, es originaria de Asia, donde existen documentos que afirman que los chinos ya la cultivaban en el siglo V a.C. A Europa no llegó hasta la Edad Media, después de la introducción en la península ibérica por acción de los árabes, y desde este punto se extendió a otros países.

En las berenjenas el agua es el elemento mayoritario de su peso. Contiene una cantidad intermedia de fibra, más abundante en la piel y en las semillas. El aporte de sales se lo debe al potasio, el mineral más abundante, y en su composición se contabilizan cantidades discretas de fósforo, calcio, magnesio y hierro. Las propiedades dietéticas saludables atribuidas a la berenjena se deben a sus componentes antioxidantes, responsables de su ligero sabor amargo.

La berenjena es rica en fibra, vitaminas, minerales, flavonoides y muy baja en calorías. Se le atribuyen propiedades diuréticas y un posible efecto anticancerígeno. Las hojas y el fruto verde contienen solanina, que es un alcaloide tóxico. La berenjena no se puede consumir si no está bien madura. Habitualmente se consume a la brasa, a la plancha, frita o rebozada, hecha al horno… para eliminar el sabor amargo que puede dejar, se aconseja dejarla cortada y salada durante aproximadamente media hora, y lavarla abundantemente con agua tras esta operación.

Como el tomate y el pimiento, pertenece a la familia de las solanáceas. Crece y fructifica durante varios años aunque se cultiva como anual en países templados ya que no resiste el frío del invierno. De la berenjena encontramos muchas variedades en el mercado, que están clasificadas según la forma del fruto, que puede ser redondo o alargado, de diferentes tamaños. También hay variedades de diferentes colores, que van del negro al morado, al blanco, rallado…

Cultivo

Es una de las hortalizas que más gustan del sol y del calor para desarrollarse. Puedes trasplantar el plantel en plena primavera y cultivarla en verano. Gracias a su sistema radical, su crecimiento es muy rápido. Si está bien ubicada, de una sola planta puedes llegar a cosechar hasta 10 kg. De berenjenas. La recolección se inicia a los dos meses de la plantación y se puede alargar hasta que las temperaturas más frescas del otoño detendrán el crecimiento de la planta. Recolecta las berenjenas antes de que formen semillas, cuando estén un poco blandas en la parte superior. Las raíces se pueden extender de forma horizontal si están plantadas en recipiente o si, en el suelo, encuentran algún impedimento. Probablemente se trata de la hortaliza que requiere más sol y calor para desarrollarse. Se puede trasplantar del plantel en plena primavera y se cultiva en verano.

Recuerda que 
  1. Debido a su potente sistema radical, no encaja bien con otras hortalizas, tan solo con algunas de ciclo corto, como el rábano o la lechuga.
  2. Puede ser atacada por la mosca blanca, hongos y pulgón
  3. También puedes comerte sus flores

Otros artículos relacionados

Últimos consejos plantas

  • La sanidad en nuestros frutales
    Debemos tener claro que para tener unos frutales bien sanos, lo primero es cuidarlos bien. La fertilización, el riego y la poda son básicos para tener árboles en buen estado sanitario. Si queremos cultivar nuestros árboles de la forma más…
  • La Poda de los frutales
    El Objetivo de la poda: La poda tiene como objetivo conseguir un equilibrio entre el crecimiento vegetativo y la producción de frutos de calidad. Un árbol con un crecimiento vegetativo muy vigoroso nos está diciendo que quiere crecer y extenderse…por…
  • La nutrición de nuestros frutales
    En el cultivo de los frutales, la fertilización juega un papel muy importante. Tener nuestros frutales bien alimentados dará como resultado un árbol equilibrado que nos proporcionará fruta de alta calidad. Es muy importante tener en cuenta que en los…
  • El compostaje
    Obtención de compost. Para obtener un compost de calidad es importante tener en cuenta algunos factores determinantes en el proceso:
  • El trasplante
    Los arbustos y plantas cultivados en recipiente necesitan más cuidados y atención que aquellos cultivados en suelo abierto, ya que tienen menor acceso a cualquier humedad y nutrientes disponibles..

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Más información