Spanish Catalan English French Galician German Italian Portuguese
Tipos de Plantas Arboles Acacia de Constantinopla

Acacia de Constantinopla

La Albizia se introdujo en Europa en 1745 y debe su nombre, Albizia, a Filippo de Albizzi, noble italiano del siglo XVIII aficionado a las plantas y, Julibrissin, por ser el la denominación, en persa, del árbol de la seda. También ha sido cultivada en Estados Unidos y África tropical. Su presencia es muy habitual en todas las zonas costeras de la península.


La Albizia es un árbol caducifolio de 5 a 10m. de altura y largas ramificaciones, a menudo combadas, de follaje muy elegante, vaporoso, que recuerda a los helechos, que presenta una copa ancha y plana, y corteza lisa, de color castaño claro y que se caracteriza por sus ramillas jóvenes glabras y angulosas.

Sus hojas son alternas, dispuestas en penachos terminales, bipinnadas, con 7-12 pares de pinnas cada una con 16-40 pares de folíolos. Florece en el verano y principios del otoño. Sus frutos maduran en otoño y se mantienen bastante tiempo en el árbol. Sus inflorescencias, en cabezuelas globosas de hasta 5 cm. de diámetro, se disponen en racimos terminales, cada una con 20-25 flores de color rosa claro. Sus perfumadas flores se encuentran reunidas en mazos de crestas sedosas de color crema y rosa carmín. La Albizia es muy atractiva en floración, y por ello se utiliza como árbol ornamental en muchos jardines de nuestras latitudes. La variedad 'Rosea' tiene flores de intenso color rosado y puede ser cultivada en regiones menos cálidas. En otoño pierde su delicado follaje que presenta esta vaporosa y romántica apariencia por la intensa división de las hojas en pequeñas partes independientes, los folíolos, que se insertan de manera ordenada a ambos lados de los nervios foliares. Se cultiva como ejemplar aislado en jardines, o en alineación si se dispone de espacio para el desarrollo aparasolado de sus copas que producirán una sombra ligera, amplia y agradable. El cultivar ‘Umbrella’ tiene las hojas de un verde más intenso y las flores tienen los estambres de color rosa fuerte con los extremos rojizos.

La acacia de Constantinopla presenta una legumbre lineal, de 9-17 cm de longitud, comprimida lateralmente y sus semillas son ovaladas, de color marrón claro, y de hasta 10 mm de largo.

Reproducción

Se multiplica por semillas que, debido a sus cubiertas impermeables, deben ser tratadas con agua caliente antes de su siembra. La siembra directa se realiza en otoño o primavera.

Poda

Admite poda, aunque su crecimiento en forma de sombrilla la hace ideal para actuar como tal. De todas formas es muy importante eliminar todas las ramas secas y cortar aquella rama que por su crecimiento haga perder su forma decorativa.

Enemigos

Hasta ahora era una especie sin plagas ni enfermedades destacables, pero la globalización ha traído un enemigo para la Albizia en la costa catalana: la Acizzia jamatonica, un psílido de la familia Psyllidae. En Corea, a pesar de ser común, no causa daños en su huésped (la albizia) al contrario que ha pasado aquí.

Abono

No necesita un abono específico, bastará con que le aportes un abono para árboles y que se lo apliques una vez al mes durante su época de crecimiento. De todas formas si el terreno es pobre, la aportación de abono orgánico, una vez al año, en invierno favorecerá su crecimiento.


Género: Acacia de Constantinopla
Nombre popular: Acacia o árbol de Constantinopla, Árbol de la seda, Parasol de la China, Árbol de las seda, Acacia de Persia, Acacia taperera
Especie: Albizia julibrissin
Familia: Leguminosae
Origen: De Irán a China, Taiwán y Asia subtropical.
Multiplicación: Por semillas y las variedades por esquejes.
Dificultad de cultivo: Medio Bajo
Rate this item
(3 votos)
More in this category: « Morera Tila »