Tipos de plantas

Los helechos crecen en todas las zonas húmedas de nuestro planeta, es por ello que existen centenares de variedades.

Algunos de ellos (los de clima tropical) se aclimatan perfectamente en el interior, aunque van precedidos de una mala fama, ya que la mayoría de personas piensan que se trata de una planta muy delicada. Nada más lejos de la realidad. Simplemente se les ha de proporcionar los cuidados adecuados.

Necesitan un lugar fresco, incluso un poco oscuro (evita que los rayos solares incidan sobre ellos), humedad ambiental muy elevada, riegos con poca cantidad de agua y asiduos, es decir, que mantengan el sustrato húmedo pero sin encharcamientos. Al regar, evita mojar sus hojas y si lo haces utiliza agua de lluvia o embotellada. Rodéala de otras plantas, de esta forma se creará un ambiente húmedo que favorecerá su aclimatación en el interior.

En el exterior, debes buscar un lugar a la sombra, con humedad ambiental muy elevada, regar abundantemente y a menudo.

Un consejo práctico.

El ambiente húmedo puedes proporcionarlo de diferentes formas: con un humidificador, pulverizando a menudo, colocando un recipiente con agua en la base, pero sin que esta toque el sustrato… Pero el mejor sistema es colocando al helecho junto a otras plantas.

Transplante:
  • Si está en maceta o jardinera debes practicar el trasplante cada tres o cuatro años; retirando una o dos partes de tierra y raíces. El mejor momento para realizarlo es en febrero/marzo.
Reproducción:
  • La multiplicación se lleva a cabo principalmente por división de mata en febrero/marzo. También se pueden reproducir a través de esporas (semillas que se encuentran en el envés de las hojas), pero es mucho más lento y difícil.
Poda:
  • Los helechos no necesitan podas concretas, pero es necesario cortar aquellas hojas con manchas, amarillas o secas. También es conveniente cortar todas sus hojas a ras de tierra (o tronco) cuando por algún motivo (frío, exceso de riego sequedad, etc.) se sequen.
Enemigos:
  • El peor enemigo de los helechos es su exposición: en el interior la humedad ambiental y en el exterior el sol directo. Además reciben el ataque de cochinillas contra las que se ha de luchar de inmediato con el producto adecuado.
Abono:
  • Debes aportarlo junto con el agua de riego, cada tres riegos. Este debe ser muy rico en nitrógeno (para plantas de hoja verde) y aportar el 50 % de la dosis habitual para no provocar quemaduras en sus hojas.
Problemas:
  • Sus hojas se vuelven amarillas
    Suele ser debido al exceso de riego, a las bajas temperaturas o a las corrientes de aire, en el interior; y en el exterior al sol directo, altas temperaturas o sequedad.
  • Ha perdido todas sus hojas.
    No la tires a la basura, aún se puede recuperar.
    Corta todas sus hojas a ras y cámbiala a una maceta de tamaño superior con el substrato adecuado o corta parte de sus raíces y cambia la misma cantidad de tierra.
Buenos consejos:
  • Bajo ningún motivo debes dejar agua estancada en contacto directo con la tierra (plato con agua) y debes eliminar de inmediato hojas amarillas o secas.
  • Riégala asiduamente pero sin encharcamientos, que suele ser la causa habitual de su muerte. Bajo ningún concepto utilices agua del grifo para pulverizar o regar, es la causa del porqué se queman sus preciosas hojas. Utiliza agua de lluvia, embotellada o destilada.
  • Le gusta la luz tamizada, sin que el sol le toque directamente ya que le produce quemaduras, además de humedad ambiental, tanto en el interior como en el exterior.
Ficha de planta:
Género Varios
Especie Multitud
Familia Varias
Origen
Todo el planeta
Características Planta ornamental por sus hojas
Multiplicación
Esporas y división de mata
Dificultad de cultivo Fácil

CONTACTO

masso logo

Comercial Química Massó, S.A.

CL VILADOMAT, 321, 5º - 08029 Barcelona. ESPAÑA
T. +34 934 952 500 - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Acerca de Massó | Sectores | Calidad y Medio Ambiente