Tipos de plantas

Los jazmines son plantas trepadoras muy apreciadas por sus flores y cultivadas, desde tiempos inmemoriales, como plantas ornamentales, haciéndose imprescindibles en terrazas y jardines de climas cálidos, aunque también existe alguna variedad que admite climas fríos.

Su principal motivo decorativo lo constituyen sus flores, de coloraciones blancas, rosadas y amarillas, y de forma tubulosa abierta al final en lóbulos, que aparecen en la época templado-cálida y en la estación fría. Los jazmines exigen un terreno ligero y sano, con un índice aceptable de fertilidad, y es conveniente proporcionarles riegos abonados con periodicidad. Requieren exposiciones muy soleadas y climas cálidos o suaves. No son totalmente rústicos en climas fríos y, en la orientación opuesta al sol, necesitan la protección de muros y construcciones.

En la terraza pueden emplearse como plantas trepadoras y también se aplican simplemente como arbustos de flor.

Entre las especies más cultivadas se encuentra el Jasminum officinale, conocido popularmente como “jazmín real” y cuyas flores son muy perfumadas. Requiere temperatura cálida, tiene hojas perennes y grandes flores blancas, que aparecen en la época de calor, con un olor fragante muy característico.

El Jasminum nudiflorum, denominado comúnmente “jazmín de invierno”, florece en la época fría, antes de la salida de las hojas y sus flores son de color amarillo.

Transplante:

Si permanece plantado en el jardín es conveniente cortar una tercera parte de sus raíces (sin arrancarlo) una vez cada cuatro o cinco años. Si su cultivo se realiza en jardinera el trasplante se debería realizar cada tres o cuatro años.

Reproducción:

La multiplicación más frecuente es por esqueje de tallo en las épocas templadas próximas a los fríos, e incluso durante éstos en climas benignos.

Poda:

Admite podas drásticas y es más, es necesario cortar los brotes a menudo -4 ó 5 veces al año- de esta forma crecerá más exuberante y su floración será más abundante.

Enemigos:

Son bastante resistentes a las plagas normales, pero delicados en cuanto a terrenos húmedos, foco de las asfixias radiculares así como de las enfermedades criptogámicas del suelo.

Abono:

En la época de crecimiento (marzo/octubre) necesita un abono sólido muy rico en fósforo y potasio, una vez al mes y el resto del año uno de equilibrado.

Recuerda que siempre debes abonar después de regar.

Problemas:
  • No florece
    La falta de sol o las bajas temperaturas suelen ser las causas habituales del porque no florece el Jazmín.
    Además para aumentar la floración debes mantenerlo limpio de ramas secas, abonar asiduamente y practicar la poda a menudo.
  • Ha perdido todas sus hojas.
    Habitualmente se debe a las bajas temperaturas, pero si ocurriera en pleno verano es problema de exceso de calor y falta de riego o exceso de abono. En ambos casos debes regar en abundancia.
  • Troncos secos
    Suele ser debido a las bajas temperaturas del invierno o a la falta de riego en verano. Si esto ocurre por las bajas temperaturas debes cortar toda la planta a ras de suelo a la entrada de la primavera y si es por falta de riego puedes cortar igualmente a ras, pero en este caso lo puedes cortar en toda la época cálida.
Ficha de planta:
Género Jasminum
Nombre Popular Jazmín
Especie J. azoricum, J. grandiflorum, J. multiflorum, J. nudúflorum, J. offlcinale, J. primulinum, J. sambac.
Familia Oleáceas
Origen Zonas tropicales y subtropicales del Hemisferio Norte
Multiplicación Esqueje y acodo
Dificultad de cultivo Fácil

CONTACTO

masso logo

Comercial Química Massó, S.A.

CL VILADOMAT, 321, 5º - 08029 Barcelona. ESPAÑA
T. +34 934 952 500 - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Acerca de Massó | Sectores | Calidad y Medio Ambiente